Después de la Tormenta por Cristian Orozco

Fragmento del Libro

Muchas veces nos concentramos tanto en la meta, en los
resultados finales que vamos a obtener, ¿pero qué pasa con las cosas
pequeñas que vivimos durante el proceso? Nos olvidamos que la vida
pasa en un beso, una conversación, una palabra, nos olvidamos que
la vida pasa en esas pequeñas cosas que no tenemos presentes y son
las que nos dan diversión por estar preocupados y concentrados en
lo demás, no digo que olvidemos las metas, no digo que dejemos de
soñar en grande, no digo que no nos tomemos un momento para
pensar en toda nuestra vida y fantasear imaginando todos nuestros
sueños hechos realidad, pero también disfrutemos del proceso, también
concentrémonos en las cosas pequeñas como, un beso, una palabra,
una conversación, una salida, un helado, aprendamos a ser agradecidos
con todo lo que el universo nos brinda por más mínimo que sea y
disfrutarlo al máximo. Tenemos que coger el control de nuestras vidas
y transformarnos nosotros mismos, dejemos de estar esperando que
sean los demás quienes nos arreglen y echándoles la culpa de todo
lo que nos pasa, somos de los únicos que debemos esperar, no
esperemos que los demás sean como nosotros o hagan lo mismo que
tú harías, todos somos diferentes y tenemos diferentes formas de
pensar, diferentes formas de crianza, diferentes creencias y recuerda
cada uno en nuestras vidas hicieron lo que estaba a su alcance, y
cada uno lo hizo con el amor y las herramientas que tenía en ese
momento así como nosotros en sus vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *